Los médicos le amputaron un pie con cáncer. Y cuando se lo mostraron, tuvo una idea descabellada


A los 25 años, Kristi Loyal fue diagnosticada con cáncer en un lugar muy, muy extraño: el pie derecho. Tras debatirlo, los médicos decidieron que lo único que podían hacer era amputarlo. 


Al comunicarle la noticia a Kristi, ella les pidió algo que nunca antes habían escuchado: ¿Podía quedarse con su pie?


Lo que comenzó como una broma, terminó haciéndose realidad. De hecho, en cierto punto se dio cuenta de que realmente quería poder conservar su pie a toda costa. Si bien los doctores le dijeron que nadie pedía tal cosa, no pudieron negárselo, y al mes después de la operación se lo entregaron.



“Fue super, super raro. A veces movía los dedos y mi mamá se sentía realmente asqueada por el hecho de que podía hacerlo”. En ese entonces, su querido pie estaba siendo conservado en una bolsa de riesgo biológico y ella se entretenía moviéndolo como si estuviera vivo. Aunque todo esto parecía bastante dramático, Kristi tenía otros planes para la situación.


¡Y decidió hacerlo divertido! Envió a que limpiaran el pie de los restos de carne que aún tenía pegado a los huesos, luego a que lo blanquearan y, finalmente, a que unieran los huesos para que quedara todo junto. Cuando recibió el pie completamente perfecto (¡parecía de muñeco de anatomía!), se metió al computador, abrió Instagram y creó la cuenta que la haría famosa: “One Foot Wander”.



Esta fue su primera publicación, nada más y nada menos que una foto de su pierna amputada junto al pie, titulada “Reunidos”. Parece una locura, ¿no? Pero la verdad es que desde entonces sube fotos con su pie cada vez que visita un lugar distinto. Simplemente lo lleva en su mochila y saca una foto genial. ¡Qué increíble sentido del humor!
Lo que partió como un hecho trágico -una enfermedad mortal- se convirtió, gracias a su sentido del humor, en una genial idea. De hecho, ya ha hecho fotos navideñas, en la playa, con amigos y otros lugares.



Su pie también tiene otros usos. Por ejemplo, aquí lo vemos usándolo como peineta...



Por suerte, la salud de Kristi sigue impecable. Se hace chequeos médicos cada tres meses y nada anormal ha aparecido en ningún otro lugar de su cuerpo.

Ciertamente, el que le hayan amputado el pie no le va a impedir andar con sus dos extremidades para siempre. Como ella misma dice: “Me gustaría, eventualmente, viajar por el mundo junto a mi pie. Nunca he estado en un avión”. Su querida extremidad y ella podrán permanecer juntas para siempre. ¡Qué nervios!


¡AYÚDANOS A COMPARTIR ESTA CONMOVEDORA IMAGEN E HISTORIA!