¡¡DEJA de UNA VEZ por TODAS esa detestable adicción que todos PADECEN!!


Si eres uno de los millones de usuarios que quiere darse la oportunidad de desesclavizarse de su teléfono móvil, ¡no te angusties más y lee esto!


1.       No al ilimitado: elimine su plan de internet ilimitado. Ese que con tanto ahínco se lo vendió el asesor de su operador móvil con el argumento de que lo mejor es tener internet ilimitado para no preocuparse por la cantidad de megas que consume.


Eso puede ser cierto, pero es un arma de doble filo ya que si usted sabe que es ilimitado, estará todo el día metido en internet. En cambio si sabe que tiene una cantidad reducida de megas, será más moderado en su navegación.

Este es el primer gran paso. Al principio se sentirá asfixiado y le faltará el aire al dejar de revisar 2 minutos sus redes, pero al poco tiempo se dará cuenta de que no pasa nada, que el mundo sigue y no se va a acabar si deja olvidado el mundo virtual por un momento.

2.       Elimine apps: aunque suene drástico, una buena idea es borrar de su teléfono las aplicaciones de Facebook, Twitter e Instagram. Si no las tiene instaladas, le dará pereza entrar a la versión web de cada red para revisarlas y mejor, para evitar la fatiga, dejará de revisarlas y punto.

3.       No al cargador: ¿Pero qué me dices? ¿Sin cargador? Sí señor. Aunque claramente los cargadores son hoy el objeto de deseo y los que hacen que nos hable ese personaje de la oficina que nos odia y que nunca saluda pero que nos lo pide prestado, no tener ese cablecito puede ser la salvación.

Solo piense en esto: cuando tiene poca batería y no tiene cargador, usted solo usa el celular para lo estrictamente necesario, ¿verdad? Pues bien, si desde que sale de su casa sabe que su batería debe durarle tooodo el día y que no hay lugar a cargarlo, solo usará el teléfono cuando realmente lo necesite con tal de prolongar su vida (y la del celular también).

Así evitará mirar Facebook cada tres minutos y se acostumbrará a echar un vistazo cada hora, cada dos, tres horas hasta que ya ni se acuerde.

La batería no le alcanza porque tiene el celular en uso todo el día, pero si le baja la intensidad, vivirá más tranquilo porque será suficiente para su día y se quitara un dolor de cabeza más.

4.       Sin notificaciones: Cuando mantiene activas las notificaciones de sus redes sociales e irrumpen en su pantalla, a usted le da piquiña y un afán incontrolable por responder un comentario chistoso de su amigo en Facebook o un tuit en el que fue mencionado.

Si configura su equipo para que no le lleguen notificaciones, solo se enterará de ellas cuando acceda directamente a la aplicación, no en tiempo real.

5.       No sea 'intenso': Diga no al 'check in'. Además de que a nadie le importa cada paso que usted dé y puede resultar cansón chequearse en cuanto lugar visite, bien sea en Foursquare o en Facebook, esta práctica es la que más lo esclaviza.

¡¡COMPARTE para que otros puedan alejarse de esta moderna adicción poco a poco!!