Las 4 cosas que matan cualquier relación de pareja


Si tenías dudas de cómo es que va tu relación y si es muy probable que termine pronto, con estos 4 puntos podrás aclarar tus preguntas. ¡¡COMPARTE!!


¡Estas son las 4 cosas que matan cualquier relación de pareja!

1. Críticas.

Es bueno quejarse y, por supuesto, hay que hablar de manera clara de aquellas cosas que nos gustan o no de nuestra pareja. Sin embargo, también hay que saberlo hacer.

Las críticas deben ser constructivas porque, si no lo son, pueden ser un punto de conflicto en nuestra relación. Y siempre, siempre quejarse sin remarcar un defecto de nuestra pareja.

Por ejemplo; si dices “no hay tazones limpios y tengo hambre”, estás mostrando tu descontento con un situación. Pero si dices “eres inútil y deberías haber lavado los platos antes”, estás atacando directamente a tu pareja. Por ahí no. Si quieres que lo vuestro dure, ese es el mal camino.

2. Ponerse a la defensiva.

“Una actitud a la defensiva intensifica el conflicto en vez de ayudar a resolverlo, e implica un rechazo a cualquier responsabilidad sobre los problemas y, por lo tanto, pone toda la responsabilidad sobre tu pareja”.

Seguro que te ha pasado alguna vez. Has recriminado algo a tu pareja y al final has acabado discutiendo porque el o ella no da su brazo a torcer. Rechazar cualquier crítica o preocupación también puede ser perjudicial para tu relación, en la medida en que muestras desinterés o bien una falta de responsabilidad. “Estás diciendo que, en efecto, el problema no soy yo, eres tú”, explica el psicólogo.

3. Evasivas.

Huir de los problemas solo crea más conflictos. Si tu pareja te pregunta “¿Dónde estuviste anoche?” o “¿Te pasa algo?”, lo mejor es que seas sincero y contestes. Aunque la respuesta no sea del agrado de tu pareja.

Las evasivas no son recomendables, sobre todo si quieres mantener una relación sana.


4. Desprecios.

" El desprecio es venenoso para una relación porque transmite disgusto. Es prácticamente imposible resolver un problema cuando tu pareja está recibiendo el mensaje de que estás disgustado con él o ella ".

Mientras que los otros tres jinetes del apocalipsis son eventos y actitudes que se dan de forma habitual, incluso en las relaciones sanas, el desprecio es un síntoma que necesita ser eliminar cuanto antes. Es la peor de las señales. Cuando corriges cosas de tu pareja en público o te burlas de ella, estás despreciándola. Y eso es un síntoma de una relación abusiva.

la diferencia fundamental entre las parejas felices y las condenadas al fracaso se basa en la capacidad de llevar a cabo lo que él llama “intentos de reparación”.

Son el arma secreta de las relaciones y pueden tomar muchas formas. Una broma lanzada a tiempo durante una discusión o una mueca graciosa que calme el enfado de tu pareja. O quizás decir simplemente “lo siento”.  

¡¡Ahora no tienes excusas, si las cosas van mal y te identificas con los puntos, no hay arreglo!! ¡¡No olvides COMPARTIR!!